Reciprocidad, nos habla de que en los vínculos que establecemos entre todos los seres-saberes-haceres-emocionares que vivimos en los diferentes espacios-tiempo, tiene lugar una interrelación permanente en la cual si damos muchos, nos regresa mucho, si damos poco nos regresa poco, si comunicamos con mayor o menor integridad recibiremos igual respuesta, vivencia por tanto el propósito vital de aprender a dar y aprender a recibir en las más diversas expresiones vitales.