Los paisajes vivos que hemos criado y que a su vez nos crían; paisajes poblados por seres del hanan, del Kay y del uku; estos paisaje vivos se tejen y se entretejen entre si y unos con otros para dar lugar a ambientes vitales específicos, más o menos potentes según la geografía del espacio y el espíritu del tiempo que los acompañe.