Los cuatro elementos que conjugan la comunidad de la trama vital son: wayra, viento, aire, brisa, movimiento, respiración, comunicación, rapidez, persistencia, vuelo, clima, libertad, liviandad, pensamiento, transparencia, espacio abierto; nina, fuego, calor, temperatura, luminosidad, vitalidad, pasión, energía, sol, luminosidad, purificación, lumbre, lava, incandescencia, combustión, transmutación, chispa, pasión; yaku, agua, liquido, fluidez, gota, arroyo, río, mar, lluvia, nube, neblina, cascada, limpieza, purificación, emoción, sueños, sentimiento, humedad, rapidez, maleabilidad; y, allpa, tierra, estabilidad, nutrición, plenitud, genera, produce, fundamento, sustento, solidez, fuente de raíz, protección, confiable, sostén, paisaje vivo, habitáculo.