Animales sagrados o de poder de la costa ecuatoriana, representan aves que con sus picos y ojos se entretejen y tejen, junto con los otros seres del planeta, el tejido vivo que se va haciendo así mismo.